Archivos Mensuales: febrero 2009

Lo Mejor de Ti

Lo Mejor de Ti, nuevo libro de Joel Osteen
 

Nashville, TN – En el mundo ajetreado de hoy en día es demasiado fácil estancarse en la rutina y ser víctimas de mentalidades negativas. Con el deseo de una nueva oportunidad emprendes metas que son irreales.

¿Pero qué tal proponerte metas que son realizables? ¿Qué tal 7 pasos para mejorar tu vida diaria? En su segundo libro, LO MEJOR DE TI, Joel Osteen anima a sus lectores a nunca conformarse con la mediocridad,
a siempre mantenerse creciendo y aspirando a tener una vida que sea más plena. Tan inspirador y accesible por escrito como lo es en persona, Joel explica a profundidad siete principios, cómo funcionan, y cómo se pueden usar para mejorar tu vida.
Los siete principios de LO MEJOR DE TI son:

• Sigue avanzando: Sacúdete del pasado, deja la mentalidad negativa y reconoce que Dios tienecosas buenas reservadas para ti. Reconoce que las decisiones que tomas hoy afectarán a generaciones futuras así como también tu propia vida.
• Sé positivo con respecto a ti mismo: No te quedes atrapado a causa de los errores del pasado; en cambio, comienza de nuevo repitiendo afirmaciones positivas y palabras llenas de fe ymantén un diálogo interno positivo.


• Fomenta mejores relaciones: Ayuda a otros animándolos y buscando maneras de ser unabendición a los demás. Decide mantener los conflictos lejos de tu hogar, invierte en lasrelaciones personales y permite que todos aquellos a tu alrededor se sientan importantes.

• Desarrolla mejores hábitos: Establece una rutina que incluya el ejercicio y la lectura diaria dela Biblia. Está consciente de hábitos negativos y reemplázalos con hábitos positivos. No dejesque otros te distraigan de tus metas, y entiende que no eres responsable de la felicidad de losdemás.

• Abraza el lugar en que te encuentras: Entrega tu situación a Dios, y busca indicios de Subondad en tu vida diaria.

• Desarrolla tu vida interior: Está consciente de la gente con la que pasas el tiempo, y cómoinfluyen en tu vida. Escucha la voz que está dentro de ti; no pongas excusas —ve a la raíz detus problemas.

• Mantén viva tu pasión por la vida: Busca maneras de mantener la pasión por la vida, manténtu optimismo y agradecimiento por las bendiciones de Dios. Haz bien con los motivos correctos y busca constantemente formas de mejorar tu vida. «Llegar a ser lo mejor de ti se trata de crecimiento, aprendizaje, y mejoría», dice Joel. «Cuando más aprendes a confiar en Dios, mejor equipado estarás para enfrentar la vida. Él ampliará constantemente tus horizontes si haces lo que te corresponde para llegar a ser mejor en cada aspecto de tu vida».Un libro que puede mejorar dramáticamente tu vida, LO MEJOR DE TI te animará e inspirará a alcanzar el máximo potencial que Dios te ha dado.

ACTITUDES QUE CURAN

ACTITUDES QUE CURAN

Nuestro modo de ver la vida, nuestras creencias y nuestros sentimientos influyen en nuestra salud. Es esencial cultivar actitudes saludables para sanar nuestro cuerpo y nuestras emociones.

 

La curación por la actitud o curación de actitudes es un sistema de desarrollo personal útil para prevenir la enfermedad, para apoyar el propio proceso de curación y para transformar nuestra manera de relacionarnos, preparándonos también para apoyar a otros en esa misma dirección.

Se trata de un proceso encaminado a sanar la mente que repercute favorablemente sobre el cuerpo, modificando la percepción acerca de los acontecimientos, las personas y nosotros mismos para poder experimentar bienestar y paz interior. En definitiva, la sanación de actitudes constituye un modo de vida aplicable en cualquier contexto y momento, en la salud y en la enfermedad.

Cambiar nuestra actitud ante la vida previene enfermedades y transforma nuestras relaciones.

Al incorporar a nuestras vidas a la curación de actitudes, también contribuiremos al desarrollo de nuestra inteligencia emocional. Ésta es fundamental para regular nuestras relaciones tanto con nosotros mismos como con los demás.

 

La inteligencia emocional nos permite:

 

*

Reconocer nuestros sentimientos.

 

*Tomar las riendas de nuestros impulsos emocionales.

 

*No buscar recompensas inmediatas.

 

*Regular nuestros estados de ánimo.

 

*Evitar que la angustia interfiera en nuestras facultades racionales y,

 

*Motivarnos y perseverar a pesar de las posibles frustraciones de la vida.

 

Desarrollar actitudes saludables implica mejorar nuestro grado de inteligencia emocional.

 

ACTITUDES SALUDABLES:

Practica la autoobservación.

Darte cuenta a tiempo de cuándo vas a adoptar actitudes insanas y aprovechar para practicar las que son saludables sólo es posible si la mente está serena. Dedica unos minutos varias veces a lo largo del día a parar interiormente para autoobservarte. Al menos una vez cada hora, céntrate en lo que sientes tanto física como emocionalmente y reposa ahí unos segundos. Después continúa con lo que hacías. Esta práctica es la más importante y la que facilita todas las demás.

 

Vive el presente.

El presente es el único tiempo que existe, puesto que el pasado ya pasó y el futuro está por venir. Cuando le das muchas vueltas a una misma película sobre tu pasado que te genera conflictos y miedo, o deseas cambiar lo que pasó, cultivas actitudes no saludables. Es mejor para tu salud física, mental, emocional que aceptes tu historia tal, nada fue hecho por maldad, todo tiene como finalidad el AMOR, aceptala como es y  centrate en vivir el momento presente.

 

Exprésate positivamente.

Para no acumular resentimiento y moderar la ira y la culpa, es bueno usar el lenguaje positivo como herramienta de comunicación. No se trata de que digas que está bien lo que crees que está mal o te disgusta, ni que minimices lo que para ti es importante. Consiste en expresar claramente tus necesidades con un lenguaje objetivo. Cuando tengas que expresar algo negativo, deja claro que lo que disgusta es una conducta o una actitud y no la persona a la que te diriges. Así, decir “me molesta que no quieras venir conmigo” es mejor que “sólo piensas en ti”.

 

Ama más y teme menos.

Contempla el mundo como un lugar de aprendizaje y proponte a diario pensar en ti y en los demás como personas que viven ya sea brindando amor en sus múltiples facetas o pidiendo ayuda a los demás de maneras diferentes. Cada día predisponte conscientemente a encontrar algo positivo en ti mismo, en los demás y en lo que suceda y exprésalo. Practica el reconocimiento y el elogio.

 

Abandona el rol de víctima.

Deja de sentirte una víctima del mundo y renuncia a los pensamientos negativos. Si bien es cierto que lo que sucederá no depende sólo de ti, también es cierto que tú contribuyes a ello. ¿Cómo? Cambiando tus pensamientos, renunciando a los que te causan dolor y cultivando los que te generan paz interior y te predisponen hacia el perdón, la reconciliación y la unión; tomando la decisión de ver las cosas de otra manera. Piensa y actúa en positivo para sentirte mejor.

 

Comparte tus emociones.

Reúnete con personas que experimentan situaciones similares a la tuya. Con ellas te sentirás escuchado y aceptado sin tener que dar una “imagen adecuada” a las necesidades o demandas de tu entorno. Los grupos de curación de actitudes son ideales para hacerlo y para eso esta hecho este espacio te puedes dirigir a The Heart Project, me pongo a tus ordenes pára ayudarte. O puedes escribirme y estar en contacto por este medio.

 

Ábrete al cambio.

Nuestras actitudes, nuestros patrones habituales de respuesta y nuestra posición general frente a la vida, en gran medida se determinan por nuestra personalidad y nuestras experiencias. Pero esto no significa que no podamos hacer nada para cambiarlas. Tú puedes decidir qué aspectos quieres transformar.

 

Busca la paz interior.

Eres responsable de tu felicidad en la medida en que siempre puedes optar por la paz en vez de por el conflicto. Cuando dudes sobre qué hacer o qué decir, pregúntate si con ello contribuyes a la paz o al conflicto, a la reconciliación o a la separación. Cuanto más lo practiques, más optarás de una manera natural por lo saludable.

 

Aprende a perdonar.

Todos los días, antes de irte a dormir, retírate un rato en silencio y soledad, rebobina tu jornada y practica el perdón a ti mismo y a los demás aceptando la realidad tal y como fue. Acepta a los demás y a ti mismo, con sus virtudes y defectos, con sus fortalezas y debilidades, y concéntrate en las experiencias felices de la jornada. Descubrirás que ésta es la mejor medicina para el insomnio y para liberarte del sufrimiento.

 

                                                                                                           HYLT MARISELA SANDOVAL

 

A %d blogueros les gusta esto: