Archivos Mensuales: febrero 2015

Lectura de tu lengua y tu estado de salud

Te comparto esta guía práctica para que puedas hacer una lectura de tu lengua. Si deseas hacer una lectura de tu lengua para ir practicando, basta que te pongas frente a un espejo y la observes detalladamente.

Los estados de salud y tu lengua:

LENGUA ROSA Y DE APARIENCIA PAREJA: si tu lengua se ve asi, entonces gozas de muy buen estado de salud, sueles tener muy buena digestión, además de que tu dieta está bien balanceada y es adecuada para ti. Respecto a lo emocional, sueles poseer buen equilibrio y entendimiento de tus emociones.

LENGUA ROJA: este tipo de lengua puede avisarnos de alguna infección, puede ser de la garganta o de algún órgano interior. También puede avisar de problemas digestivos o de excesos de grasas nocivas para la salud. Esta lengua habla de personas que suelen irritarse con facilidad o que les cuesta asimilar las cosas nuevas que van viviendo. Si tu lengua esta muy roja, se recomienda que sigas la dieta de la lengua blanca.

LENGUA RESECA Y ROJIZA: puede avisar de fiebre alta, sobre todo si esta muy roja de la punta. Como en la lengua rojiza, esta lengua habla de personas propensas a irritarse fácilmente.

AFTAS O PEQUEÑAS ÚLCERAS EN LA LENGUA: suelen aparecer cuando existen infecciones virales y micóticas (presencia de hongos). También avisa que el cuerpo no esta recibiendo una dieta adecuada, lo más probable es que exista deficiencia de vitamina C y A y un exceso de alimentos inadecuados como grasas saturadas y azúcares refinados. Las aftas también revelan un mundo emocional constantemente alterado, ansioso y estresado. Los pequeños brotes en la lengua también representan ira que se guarda o se calla. Si tienes propensión a las aftas en la lengua, debes procurar una dieta como la que se sugiere en la Lengua blanca, procura no aplicar medicamentos encima de las aftas para que estas desaparezcan más rápido, ya que los medicamentos sólo atacan el síntoma y no curan la raíz del problema. A la larga, necesitarás más medicamentos pues tu cuerpo se habrá cada vez más dependientes a ellos. Además de lo anterior, revisa que tu higiene bucal sea muy precisa, lava tus dientes tres veces al día y enjuaga tu boca con agua pura con unas gotas de limón. También se recomienda algún tipo de ejercicio que ayude a equilibrar tus emociones, como el Taichi, Yoga o alguna terapia de Reiki.

LENGUA CON UNA CAPA BLANCUZCA: avisa sobre todo de problemas digestivos e intestinales, ya sea por una dieta alta en grasas saturadas o azúcares y harinas refinados. También puede avisar de que existe toxemia en el cuerpo, es decir, una sobresaturación de toxinas en los intestinos, y sangre, la cual puede degenerar en varias enfermedades, como todo tipo de infecciones, problemas cardiovasculares, de piel, etc. Si tu lengua se ve blanca, es necesario que pongas especial atención a tu alimentación, se recomienda que hagas algún tipo de dieta depurativa y que no te excedas en el consumo de grasas saturadas (carnes animales, embutidos, etc.) y azúcares refinados (sodas galletas, panadería refinada, dulces, postres, etc.), así como de lácteos de origen animal y fritos. Además, esta lengua puede hablar de que el mundo emocional de la persona es por lo general tenso, nervioso, ansioso o que hace corajes constantemente. Debe tomarse en cuenta esto ya que estos estados emocionales propician una mala digestión y un mal funcionamiento de distintos órganos importantes para la salud, como el corazón, hígado y bazo.

PAPILAS GUSTATIVAS INFLAMADAS O MUY DESARROLLADAS: esto refleja carencias nutricionales. Es necesario que sigas la dieta de la lengua blanca y que pongas atención en consumir alimentos de calidad y que no solo te “llenen”. Procura, además, cepillar tu lengua con tu cepillo de dientes suavemente cada vez que laves tus dietes. Esta lengua puede revelar una propensión emocional a estar en desacuerdo constantemente y a desesperarse fácilmente con las situaciones que no se ajustan a lo que se quiere.

LENGUA MUY LISA: habla de carencias de minerales y vitaminas o de que puede haber anemia. Es necesario que incluyas en tu dieta alimentos con hierro y vitamina C, y que elimines alimentos chatarra. Esta lengua también puede hablar de que eres propenso a la depresión o a sentirte desanimado, por lo que debes cuidar de no incluir productos refinados ni azucarados en tu dieta los cuales irritan y degeneran el sistema nervioso y sólo acentúan estos estados emocionales. Incluye granos integrales y melazas de cereales, así como leches vegetales y miso, alimentos que te ayudarán a vencer la depresión.

LENGUA INFLAMADA: este tipo de lengua puede aparecer también por la disminución de los niveles de hemoglobina en sangre (anemia).

LENGUA DE MAPA: esta lengua da la impresión de estar viendo un mapa pues tiene dibujos parecidos en su superficie, son áreas irregulares, redondas de color rosa, rojo o blanco. Esta lengua muchas veces puede ser hereditaria y estar presente desde que se nace y durante toda la vida. Sin embargo, cuando “el mapa” aparece y desaparece en la lengua en ocasiones, puede hablar de irritación ante ciertos alimentos como los muy condimentados, ácidos o irritantes, aunque esto no esta aun totalmente comprobado. También puede hablar de ciertas alergias o intolerancias. Una peculiaridad en las personas con lengua de mapa es que por lo general suelen ser muy sensibles y muy propensas a que todo les afecte y les irrite, tienen tendencia a ser intolerantes y se toman las cosas de forma muy personal. Si sueles tener la lengua de mapa, debes evitar el consumo de alcohol, tabaco, y alimentos excesivamente condimentados.

Anuncios

Afirmaciones para tratar el sobrepeso Louise Hay

louisehayEn esta ocasión quiero compartirte la visión que Louise L. Hay tiene acerca del sobrepeso a través de sus palabras textuales escritas en uno de sus tantos fascinantes libros. Louise es una mujer maravillosa que ha resaltado el poder que tienen nuestros pensamientos y emociones en nuestro cuerpo y a través de increíbles descubrimientos ha llegado a determinar que la causa de muchos síntomas y enfermedades se encuentra en la relación que tenemos con nosotros mismos. De ahí la importancia de deshacernos de viejos patrones de pensamientos y creencias limitantes que nos impiden ser felices, sanos y plenos.

Como leerás a continuación Louise opina que el sobrepeso responde a una necesidad de protección y que al acumular grasa respondemos a nuestro deseo inconsciente de estar a salvo. Sin duda es una visión diferente que nos reta a probar qué hay de cierto en ello. Te propongo que leas con atención el texto y te conectes con tu interior, quizá encuentres que todo cobra sentido y hagas descubrimientos fascinantes del porqué no has podido bajar de peso a pesar de los muchos intentos que has realizado. O por el contrario, puedes determinar que este mecanismo no opera en ti. De cualquier manera, ésta es una lectura muy recomendable por lo valioso de su intención. Los enunciados en negritas representan las afirmaciones que necesitamos decirnos sinceramente para liberarnos de nuestros miedos.

SOBREPESO

 Si tenemos algún hábito compulsivo, cualquiera que éste sea, en vez de pensar en lo terribles que somos, démonos cuenta de que no lo tendríamos si en nuestra conciencia no hubiera la necesidad de tenerlo.

 Estoy a salvo y seguro en mi mundo

 El exceso de peso siempre ha significado protección. Cuando te

sientes inseguro o asustado, te aíslas con esa protección. Te

pasas la vida enfadado contigo mismo por ser gordo, y cuando

comes te sientes culpable. El peso no tiene nada que ver con la

comida. En tu vida está pasando algo que te hace sentir

inseguro. Puedes pasarte veinte años peleando con la grasa, y

seguirás siendo gordo porque no habrás abordado la verdadera

causa. Haz a un lado el problema del peso y trabaja primero en

el otro problema… en la pauta que expresa: «Necesito

protección, me siento inseguro». No te enfades por tu exceso

de peso; no olvides que las células responden a nuestras

pautas mentales. Cuando tu necesidad de protección

desaparezca, cuando empieces a sentirte seguro, la grasa se irá

disolviéndose por sí sola. Empieza a decir: «Yo solía tener

problemas de peso», y empezará a cambiar la pauta. Lo que hoy

decidas pensar, irá creando tu nueva figura del mañana.

Generalmente, las personas que huyen de sí mismas necesitan algún tipo de adicción para llenar su espacio interior.

Estoy dispuesto a liberarme de mis miedos

 Si tienes problemas de peso, puedes tener toda la fuerza de

voluntad y toda la disciplina del mundo, y seguir toda clase de

dietas; puedes ser realmente fuerte y pasarte meses sin comer

un bocado más de lo que deberías comer. Lamentablemente, en

el momento en que la fuerza de voluntad y la disciplina te fallen,

el exceso de peso volverá, porque no te habrás ocupado del

verdadero problema, sino sólo de su efecto externo. Con el

peso, el verdadero problema es generalmente el miedo; fabricas

grasa para protegerte. Puedes pasarte la vida entera peleándote

con la grasa y sin llegar nunca al verdadero problema. Hasta

puedes morirte creyendo que no has sido una persona válida

porque no pudiste perder peso. Sin embargo, tu necesidad de

seguridad podría satisfacerse de manera más positiva, y

entonces el exceso de peso desaparecería por sí solo.

Repite esta afirmación:

«Me dispongo a liberarme de la necesidad de tener problemas de peso. Me dispongo a liberarme del miedo. Me dispongo a liberarme de la necesidad de esta forma de protección. Estoy a salvo».

Louise Hay

 

A %d blogueros les gusta esto: