Sin categoría

HERRAMIENTAS PARA CONOCER Y TRABAJAR TU EGO

El Ego, es el embaucador de confianza más grande que hemos podido crear, que hubiéramos podido imaginar, porque no lo ves. …

Y el mentiroso más grande que te dice él, es…”Yo soy tú o tú eres yo, o ambos somos el/la mismo/a”.

El Ego se esconde en el último lugar en el que buscaremos, en nuestra Mente.

Nos ha “disfrazado” los pensamientos, las emociones y los sentimientos. Tú crees que tu Ego eres tú, o tú eres tu Ego, o que ambos, sois el/la mismo/a. El Ego, es producido por un absoluto desconocimiento del verdadero Ser, es el resultado de ser “analfabetos emocionales” por nuestra falta provocada de educación o respeto a nosotros/as mismos/as.
Es la necesidad de los humanos de protegerse de los demás, con la percepción del saber, ver a los demás más ignorantes, inferiores, diferentes, la desconfianza, siempre divide con etiquetas, estereotipos, juicios y creencias incoherentes.
Algo peor que la ignorancia, es la percepción del saber. Esto es Ego más ignorancia, y de aquí nace la arrogancia.
Los humanos, todos adiestrados, no tenemos ni idea de que estamos en una cárcel, no sabemos que hay un Ego, no se conoce la distinción.
Al principio, resultará “difícil” o desconocido para aceptar que hay algo más, que hay algo de mayor valor y de mayor capacidad para poder discernir la verdad, y es con la humildad, el respeto, la bondad o generosidad y la coherencia, bases del Amor.
Nadie se percata de lo listo que es el Ego porque, el ego está principalmente, para servirnos de maestro, pero por nuestra propia falta de educación o respeto, el Ego se apodera de la mente haciéndote creer que tú eres él, y crea tu separación con el resto del mundo a través de la proyección, hace de tus creencias, una realidad, una certeza y una verdad para ti.

El Ego nace de tu propia falta de respeto, de tu falta de humildad hacia ti mismo/a.
Crea también el “enemigo” imaginario, y creamos un enemigo real para nosotros/as, que se convierte en un peligro real para el Ego, pero eso también lo crea el Ego.

No existen enemigos, sea lo que sea lo que te diga esa voz interior. Toda percepción de un “enemigo”, es una proyección del Ego, como “el enemigo”. A través de la compresión, la humildad, el respeto y la coherencia, consigues ver, que el cien por cien de tus enemigos, son de tu creación.
Tu mayor “enemigo”, ahora mismo, es tu propia percepción, tus certezas, tu Ego.

Es tu propia ignorancia.

SUGERENCIAS PARA TRABAJAR TU EGO

Para trabajar algunas de las arraigadas ideas, percepciones, creencias, pensamientos y hábitos que tenemos inculcados. Todas ellas (y no están todas), están destinadas a que identifiques tu Ego.

1/ No te sientas ofendido/a: La conducta de los demás es algo que no puedes controlar tú. Lo que ofende, es prueba de debilidad. Si buscas ocasiones para sentirte ofendido/a, las encontrarás siempre y pronto. Es tu Ego en plena acción, convenciéndote de que el mundo no debería ser como es. Sentirte ofendido/a, crea la misma energía destructiva que te ofendió, y que lleva al enfrentamiento y al ataque. No es lo que pasa, sino lo que haces con lo que pasa.

2/ No necesitas competir, tener éxito, fama, o ganar: Al Ego le encanta dividir, etiquetar, identificar, competir, estereotipar y diferenciar. Tú no eres tus victorias ni tus fracasos, no eres tu nombre, no eres tu DNI, no eres tu cuerpo. Nadie, ni tú mismo, te conocerá por eso.

3/ No necesitas tener o llevar razón: El Ego es la fuente de los conflictos porque proyecta la imagen que hace ver que los demás están equivocados.
Cuando te olvidas de la necesidad de tener razón, fortaleces la conexión con la humildad, la comprensión y el respeto.
Hay que tener en cuenta, que el Ego ha hecho personas dispuestas a morir, antes que dejar de creer o tener razón.

Te proponemos un simple ejercicio; cuando te veas en medio de una discusión, pregúntate: ¿De qué me sirve discutir? Y acto seguido, deja de hacerlo; verás al cabo del tiempo y con esta práctica continuada, todo lo que habrás aprendido a comprender. Cuando eliges el modo humilde, respetuoso, comprensivo, y cariñoso, se fortalece tu conexión con tu Ser. Empiezas a sentir Paz, porque la has creado.

4/ No eres ni inferior, ni superior a ningún Ser: La verdadera nobleza, no tiene nada que ver con sentirte diferente o ser mejor que los demás. Se trata de ser mejor de lo que eras ayer. Céntrate en tu crecimiento, con constante conciencia de que ningún Ser vivo es mejor, peor o diferente a otro, en este planeta. Todos venimos, sentimos, padecemos, emanamos y volveremos a la misma Fuente. Todos tenemos una misión que cumplir, descubrir la esencia del para qué estamos destinados, y tenemos, desde que nacemos, todo cuanto necesitamos para cumplir ese destino. Nada de esto es posible cuando te consideras superior o diferente de cualquier Ser vivo. Olvídate de la necesidad de sentirte superior o diferente al verte a ti mismo/a en todos los demás Seres vivos. El sentirse especial o diferente siempre establece comparaciones y divisiones.

5/ No necesitas tener o querer más:
Por mucho que adquieras, tu Ego insistirá en que no es suficiente. Te verás luchando continuamente, por cosas materiales que realmente no necesitas. Cuando comprendes y dejas de creer necesitar o desear más, tu angustia y ansiedad se calmarán. Cuando estás desapegado/a de esa necesidad o deseo, te das cuenta de lo poco que necesitas para tener o sentir Paz.
El principio de la vida consiste en dar. Cuando te vas, no te llevas nada, tan solo dejas lo que hayas dado. No consiste en tener, ya que hasta el cuerpo, la salud, la juventud y la propia vida, son prestadas.

¿Acaso has hecho tú un solo cabello de tu cabeza?..

Y esa frase famosa, que dice más o menos así; “Es curioso el humano, pierde la salud para tener dinero, y luego lo da para recuperar la salud”.

6/ Libérate del concepto de identificarte con tu profesión u ocupación:
Puede resultar un concepto difícil si piensas que tú y tu ocupación o profesión, sois lo mismo. Tú no eres “mecánico”, “policía”, abogado/a”, “profesor/a”. Si te quedas sin eso, ¿qué o quién eres?..

7.- No pretendas querer destacar:
La fama o imagen que quieres no está localizada en ti, sino en la mente de los demás y, por consiguiente, no ejerces ningún control sobre ella. Si preguntas a treinta personas, tendrás treinta opiniones distintas sobre algo. Si te preocupa por cómo te van a percibir los demás, y/o de cómo atraerlos, te habrás desconectado de tu Ser y permitido que te guíen los demás, ya que tu meta consiste en demostrarles a los demás tu erudición, tu buen hacer y tu gran actitud, y dediques tu energía a intentar ganar una buena imagen o “fama”. Así funciona el Ego. Es una ilusión que se alza entre ti y la humildad. Sé cómo las flores, que dan su aroma para atraer a los demás. Da, sin pedir nada.
Acepta la responsabilidad de mejorar y dominar de lo que reside en ti: tu carácter, que se ha forjado a base de pensamientos y acciones pasadas, y que es y será el responsable de tu destino. Lo que vives hoy, son decisiones que tomaste ayer, y lo que vivas mañana, serán producto de las decisiones que tomes hoy.

Si crees que lo merece, #comparte, para que llegue a más personas, así como llegó hasta ti.

Gracias por tu tiempo….Nos amo 💕

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s