Archivo de la categoría: Reflexiones

VISION

Visión

uando la noche llego y el sueño extendió su manto sobre la faz de la tierra, deje mi cama y camine hacia el mar diciendo: El mar nunca duerme, y en su vigilia, el alma insomne encuentra consuelo.

Cuando llegue a la playa la bruma de las montañas ocultaba la región como un velo que adorna el rostro de una mujer.

Contemple la abundancia de las olas y escuche su alabanza a Dios, y medite en la fuerza eterna escondida en ellas, esa fuerza que corre con la tempestad y que se levanta con la erupción del volcán, y que sonríe a través de los labios de las rosas y canta con los arroyuelos.

Después vi tres fantasmas sentados sobre una roca, me tropecé con ellos como si una fuerza me empujara en contra de mi voluntad.

Pocos pasos más allá de los fantasmas, me detuve como si también me atajara una fuerza mágica.

En ese momento, uno de ellos se levanto y con voz que parecía salida del fondo del mar dijo:

La vida sin amor, es como un árbol sin frutos ni retoños. Y el amor sin la belleza, es como una flor sin fragancia o como un fruto sin semilla.

…La Vida, El Amor y La Belleza son tres en una, las cuales no se pueden separar ni cambiar.

Un segundo fantasma hablo con voz que bramaba como agua que cae en una cascada y dijo:

La vida sin rebeldía, es como las estaciones sin primavera. Y la rebeldía sin justicia, es como la primavera en un árido desierto. La Vida, La Rebelión y La Justicia son tres en una y no se pueden separar.

Entonces el tercer fantasma con voz como de trueno hablo así:

La vida sin libertad, es como un cuerpo sin alma y la libertad sin razón, es como un espíritu confundido. La Vida, La Libertad y La Razón son tres en una, son eternas y nunca desaparecerán.

Entonces los tres fantasmas se pusieron de pie juntos y con voz formidable dijeron:

El que Tiene Amor, Engendra,

El que Tiene Rebeldía, Crea,

El que Tiene Libertad, Edifica,

Todas son manifestaciones de Dios y Dios es la Expresión del Universo Inteligente.

En ese momento el silencio se unió a ellos con un susurro de alas invisibles y con un temblor de cuerpos etéreos y prevaleció.

Yo cerré los ojos y escuché los ecos de las palabras que acababa de escuchar.

Y cuando los abrí, no vi nada sino el mar envuelto en la bruma. Camine hacia la roca en que habían estado sentados los fantasmas, pero no vi nada excepto una columna de humo de incienso que subía en espiral hacia el cielo.

Anuncios

El niño

EL NIÑO INTERIOR

 

 

Cuando usted se regaña, cuando se humilla, cuando " se da la paliza " a sí mismo, pregúntese a quién está maltratando de esa manera..

Casi toda nuestra programación, tanto negativa como positiva, es algo que aceptamos en la época en que teníamos 3 años. A partir de entonces nuestras experiencias se basan en lo que en aquel momento aceptábamos y creíamos de nosotros mismos y de la vida. La forman en que nos trataban cuando éramos muy pequeños, es habitualmente la forma en que ahora nos tratamos. La persona que usted está riñendo es un niño de 3 años que usted lleva dentro.

Si usted es de esas personas que se encolerizan consigo misma porque son temerosas y pusilánimes, piense que tiene 3 años. Si tuviera delante un niño de 3 años que tuviera miedo, ¿ que haría? ¿ se enfadaría con él, o le tendería los brazos y lo consolaría hasta que se sintiera cómodo y seguro?. Quizás los adultos que lo rodeaban cuando usted era pequeño no haya sabido cómo consolarlo entonces. Ahora usted es el adulto en su vida, y si no sabe consolar a la criatura que lleva dentro, realmente es algo muy triste.

Lo que hizo en el pasado está hecho; lo pasado, pasado. Pero este momento es el presente, y ahora usted tiene la oportunidad de tratarse co9mo desea que lo traten. Un niño asustado necesitan que lo consuelen, no que lo reprendan. Si usted se reprende se asustará más, y no encontrará a quién volverse. Cuando el niño de dentro se siente inseguro, crea muchísimos problemas. ¿ Recuerda cómo se sentía cuando lo humillaban de pequeño ? Pues de la misma manera se siente ahora el niño que lleva dentro.

Sea bondadoso consigo mismo. Empiece a amarse y a demostrarse aprobación. Es lo que necesita esa criatura para expresar al máximo sus potencialidades.

ACTITUDES QUE CURAN

ACTITUDES QUE CURAN

Nuestro modo de ver la vida, nuestras creencias y nuestros sentimientos influyen en nuestra salud. Es esencial cultivar actitudes saludables para sanar nuestro cuerpo y nuestras emociones.

 

La curación por la actitud o curación de actitudes es un sistema de desarrollo personal útil para prevenir la enfermedad, para apoyar el propio proceso de curación y para transformar nuestra manera de relacionarnos, preparándonos también para apoyar a otros en esa misma dirección.

Se trata de un proceso encaminado a sanar la mente que repercute favorablemente sobre el cuerpo, modificando la percepción acerca de los acontecimientos, las personas y nosotros mismos para poder experimentar bienestar y paz interior. En definitiva, la sanación de actitudes constituye un modo de vida aplicable en cualquier contexto y momento, en la salud y en la enfermedad.

Cambiar nuestra actitud ante la vida previene enfermedades y transforma nuestras relaciones.

Al incorporar a nuestras vidas a la curación de actitudes, también contribuiremos al desarrollo de nuestra inteligencia emocional. Ésta es fundamental para regular nuestras relaciones tanto con nosotros mismos como con los demás.

 

La inteligencia emocional nos permite:

 

*

Reconocer nuestros sentimientos.

 

*Tomar las riendas de nuestros impulsos emocionales.

 

*No buscar recompensas inmediatas.

 

*Regular nuestros estados de ánimo.

 

*Evitar que la angustia interfiera en nuestras facultades racionales y,

 

*Motivarnos y perseverar a pesar de las posibles frustraciones de la vida.

 

Desarrollar actitudes saludables implica mejorar nuestro grado de inteligencia emocional.

 

ACTITUDES SALUDABLES:

Practica la autoobservación.

Darte cuenta a tiempo de cuándo vas a adoptar actitudes insanas y aprovechar para practicar las que son saludables sólo es posible si la mente está serena. Dedica unos minutos varias veces a lo largo del día a parar interiormente para autoobservarte. Al menos una vez cada hora, céntrate en lo que sientes tanto física como emocionalmente y reposa ahí unos segundos. Después continúa con lo que hacías. Esta práctica es la más importante y la que facilita todas las demás.

 

Vive el presente.

El presente es el único tiempo que existe, puesto que el pasado ya pasó y el futuro está por venir. Cuando le das muchas vueltas a una misma película sobre tu pasado que te genera conflictos y miedo, o deseas cambiar lo que pasó, cultivas actitudes no saludables. Es mejor para tu salud física, mental, emocional que aceptes tu historia tal, nada fue hecho por maldad, todo tiene como finalidad el AMOR, aceptala como es y  centrate en vivir el momento presente.

 

Exprésate positivamente.

Para no acumular resentimiento y moderar la ira y la culpa, es bueno usar el lenguaje positivo como herramienta de comunicación. No se trata de que digas que está bien lo que crees que está mal o te disgusta, ni que minimices lo que para ti es importante. Consiste en expresar claramente tus necesidades con un lenguaje objetivo. Cuando tengas que expresar algo negativo, deja claro que lo que disgusta es una conducta o una actitud y no la persona a la que te diriges. Así, decir “me molesta que no quieras venir conmigo” es mejor que “sólo piensas en ti”.

 

Ama más y teme menos.

Contempla el mundo como un lugar de aprendizaje y proponte a diario pensar en ti y en los demás como personas que viven ya sea brindando amor en sus múltiples facetas o pidiendo ayuda a los demás de maneras diferentes. Cada día predisponte conscientemente a encontrar algo positivo en ti mismo, en los demás y en lo que suceda y exprésalo. Practica el reconocimiento y el elogio.

 

Abandona el rol de víctima.

Deja de sentirte una víctima del mundo y renuncia a los pensamientos negativos. Si bien es cierto que lo que sucederá no depende sólo de ti, también es cierto que tú contribuyes a ello. ¿Cómo? Cambiando tus pensamientos, renunciando a los que te causan dolor y cultivando los que te generan paz interior y te predisponen hacia el perdón, la reconciliación y la unión; tomando la decisión de ver las cosas de otra manera. Piensa y actúa en positivo para sentirte mejor.

 

Comparte tus emociones.

Reúnete con personas que experimentan situaciones similares a la tuya. Con ellas te sentirás escuchado y aceptado sin tener que dar una “imagen adecuada” a las necesidades o demandas de tu entorno. Los grupos de curación de actitudes son ideales para hacerlo y para eso esta hecho este espacio te puedes dirigir a The Heart Project, me pongo a tus ordenes pára ayudarte. O puedes escribirme y estar en contacto por este medio.

 

Ábrete al cambio.

Nuestras actitudes, nuestros patrones habituales de respuesta y nuestra posición general frente a la vida, en gran medida se determinan por nuestra personalidad y nuestras experiencias. Pero esto no significa que no podamos hacer nada para cambiarlas. Tú puedes decidir qué aspectos quieres transformar.

 

Busca la paz interior.

Eres responsable de tu felicidad en la medida en que siempre puedes optar por la paz en vez de por el conflicto. Cuando dudes sobre qué hacer o qué decir, pregúntate si con ello contribuyes a la paz o al conflicto, a la reconciliación o a la separación. Cuanto más lo practiques, más optarás de una manera natural por lo saludable.

 

Aprende a perdonar.

Todos los días, antes de irte a dormir, retírate un rato en silencio y soledad, rebobina tu jornada y practica el perdón a ti mismo y a los demás aceptando la realidad tal y como fue. Acepta a los demás y a ti mismo, con sus virtudes y defectos, con sus fortalezas y debilidades, y concéntrate en las experiencias felices de la jornada. Descubrirás que ésta es la mejor medicina para el insomnio y para liberarte del sufrimiento.

 

                                                                                                           HYLT MARISELA SANDOVAL

 

EJERCICIOS PARA DESAROLLAR EL AMOR Y LA BONDAD

Desarrollo de Amor y Bondad
Esta meditación nos ayuda a traer más armonía a nuestro contacto con los demás, de modo que tengamos menos conflictos, resolvamos dificultades existenciales y profundicemos en nuestras relaciones con la gente que convivimos. Nos ayuda a tener más empatía y a ser más considerados, amables y tolerantes. Asimismo, podemos aprender a apreciar mejor a los demás, concentrándonos en sus cualidades positivas y haciendo menos caso a sus errores.
Además, en esta práctica, cultivamos Bondad hacia nosotros mismos, por lo cual, experimentamos menos conflictos internos y aprendemos a apreciarnos mejor.

El Cultivo de las emociones
La idea de cultivar las emociones puede parecer un poco rara. Después de todo, ¿qué las emociones no “simplemente suceden”? Por lo regular, nos parece que brotan desde adentro de nosotros sin que nadie las llame. Parecen ir y venir, como el clima. La forma en que acostumbramos referirnos a las emociones sugiere una falta de control. Por ejemplo, nos “enamoramos”, nos “invade” la rabia, nos sentimos “deprimidos” (¿quién ejerce sobre nosotros esa depresión?) o nos sentimos “agobiados” por tanta tensión.
Desde un punto de vista budista, las emociones no “simplemente suceden”. Son hábitos que uno crea de manera activa. Parece que tienen vida propia porque no estamos conscientes del momento en que las hemos creado. Si nos hacemos más conscientes de nuestra vida emocional podemos cultivar las emociones que queremos tener (las que nos hagan felices a todos). También, podemos disminuir el surgimiento de las que no queremos (las que nos hacen infelices y provocan conflictos con los demás).
Siempre estamos cultivando emociones. Daré un ejemplo de cómo las generamos de manera inconsciente. Imagina que estás con otras personas y comienzan a hablar de todo lo que está mal en el mundo. Hablan de odio, guerras, intolerancia, maltrato a los niños, contaminación, etc. Conforme avanza la conversación y te vas involucrando más en ella, ¿qué sucede? Es muy probable que te vayas enojando o te deprimas o te sientas superior a otros. Al concentrarte en lo que te hace enojar o te deprime (sin tratar de ver, de un modo creativo, lo que en realidad puedes hacer al respecto) estás cultivando esas emociones.
Imagina lo que pasaría si haces lo mismo con cosas que estimulen el amor y el bienestar. Eso es de lo que se trata la práctica de la Metta Bhavana.

Formas de Cultivar Metta
Es verdad que no puedes hacer que las emociones surjan; lo que puedes hacer es crear las condiciones para que surjan y ver qué sucede.
Es como sembrar semillas. No puedes hacer que crezca la planta. Lo que sí puedes hacer es procurar que no le falte calor, agua y buena tierra y, además, ser paciente.
Cuando cultivamos sentimientos de amor y bondad nos estamos animando a desear que los demás estén bien. ¿Cómo establecemos las condiciones para hacer eso?

 

Ejercicio de Atención a las Emociones
Lo primero que hay que hacer es tomar conciencia de cómo nos sentimos en este momento.

Esto es básico.
Prueba este ejercicio:
Siéntate en silencio y lleva la atención a tu cuerpo.
Conforme te hagas consciente de cada músculo, relájalo lo mejor que puedas.
Lleva la atención a tu corazón y ve qué emociones están presentes.
Sonríe suavemente y ve lo que pasa.
Recuerda: cualquier emoción que estés sintiendo (buena, mala o neutral) está bien. Puedes trabajar con esas emociones y, de hecho, tendrás que partir de donde estés.
Cuando estés listo, vuelve tranquilamente al mundo exterior.

Sembrar las Semillas de la Emoción
Para que crezcan las semillas de Metta necesitamos tierra y agua. La tierra es nuestra atención consciente. Deberemos mantener las emociones en nuestra atención, para poder cultivar emociones positivas. Al practicar la Atención a la Respiración nos enfocamos en las sensaciones físicas de la respiración. Ahora, en la Metta Bhavana, nos enfocaremos en las emociones.
¿Y cuál será la lluvia? La lluvia son los diversos métodos que podemos dejar caer en corazón para estimular el desarrollo de las semillas de Metta. Hay cuatro métodos que me parecen muy útiles: las palabras, los recuerdos, el cuerpo y la imaginación creativa.
Ya los veremos en su momento. Algunos te funcionarán bien y, quizá, otros no tanto. Es bueno probarlos y ver cuál se ajusta a tu personalidad. Lo importante es que le des su tiempo a cada uno. Igual que las semillas que germinan como respuesta al agua, es posible que tus emociones tarden en comenzar a desenvolverse, como respuesta al método que decidas emplear.

Usar Palabras o Frases
Supongamos que cultivamos Metta hacia nosotros mismos (así es en el Primer estadio).
El método clásico para la práctica de la Metta Bhavana son las frases. Es el que yo más uso. No hay límite para las palabras y frases que puedes emplear. La frase tradicional para el Primer estadio sería:”Que esté bien, que sea feliz, que esté libre de sufrimiento.”
Cuando te digas la frase tienes que sentirla en verdad. También, recuerda estar atento a tus emociones. Además de repetir la frase una y otra vez, observa el efecto que tiene sobre tus sentimientos. Esto vale para cualquier palabra o frase que te digas (y puedes usar otras frases).
Deja tiempo entre cada repetición de la frase, de manera que tengas tiempo de absorber su efecto. A menudo yo sincronizo la frase con el ritmo de mi respiración. Digo “que esté bien” en una exhalación. Luego durante la siguiente inhalación y exhalación e inhalación me sintonizo con el corazón para ver qué efecto tuvo. Luego, con la siguiente exhalación, me digo, “que sea feliz. Dos exhalaciones después me digo: “que pueda liberarme del sufrimiento”.
Cuando piensas estas palabras estás siendo activo. Cuando escuchas el efecto que tienen eres receptivo. En esta práctica tienes que ser ambas cosas: activo, para trabajar con tus emociones; y receptivo, para notar el efecto de tus acciones.
Es posible que construyas tu propia frase afirmativa.
Quizás elijas recordarte tus cualidades positivas y regocijarte en tus propios méritos.
Usar Recuerdos

De nuevo, imaginemos que cultivamos Metta hacia nosotros mismos (en el Primer estadio de la práctica).
Recuerda alguna vez en la que te sentiste muy bien contigo mismo. Quizá simplemente estabas de muy buen humor, quién sabe por qué. O acababas de obtener un importante triunfo.
Recuerda cada detalle de esa ocasión. Mientras más vivo sea tu recuerdo, más probable es que revivan las emociones que tuviste aquella vez.
Recuerda qué traías puesto, qué cosas viste, cómo estaba tu cuerpo, qué aromas percibías, qué decían los demás.
Recuerda los detalles: la textura de tu ropa, la brillantez de los colores que veas, los tonos de las voces.
Mientras más vivo sea tu recuerdo, más fácil ser que experimentes de nuevo aquellas emociones.

Usando la Imaginación Creativa

De nuevo, imaginemos que cultivamos Metta hacia nosotros mismos (en el primer estadio de la práctica).
Piensa en una situación que te haría muy feliz. A mí me gusta pensar que estoy practicando buceo libre en el Arrecife Australiano de la Gran Barrera. Es algo que nunca he hecho pero, cuando imagino esa sensación del cuerpo flotando, mientras las cálidas corrientes marinas acarician mi piel y la luz del sol se filtra entre las aguas, sobre los corales de bellas tonalidades y los bancos de peces multicolores que nadan alrededor de mí, me siento muy bien.
Puedes pensar en algo que te daría un verdadero y profundo sentido de alegría y bienestar. Quizá te veas flotando en un gran globo aerostático sobre los Andes, o caminando en la luna, o simplemente acostado en la playa.
Al igual que en el ejercicio de los recuerdos, procura incluir tus sentidos tanto como puedas.
Haz que tu imaginación sensorial sea muy viva.
Usar el Cuerpo

Tu postura corporal tiene un gran efecto en la forma en que vives las emociones. Cuando te deprimes, hundes el pecho, tus hombros caen al frente, no te paras derecho y tu barbilla cae hacia el tórax. Cuando tienes esa postura resulta virtualmente imposible que estés de otra manera. Si andas en ese estado de depresión, encorvado y sin esperanzas, es muy difícil que te sientas bien contigo.
En cambio, cuando te paras derecho (y relajado), con el pecho abierto, los hombros hacia atrás y la cabeza erguida, es más probable que te sientas bien contigo. Así es más fácil que te sientas fuerte, capaz y te tengas confianza. Cuando estás enojado, tu cuerpo se tensa, los hombros se crispan y aprietas los puños. Si adoptas esa postura, en verdad comenzarás a sentirte agresivo. Y si relajas la postura cuando te sientes agresivo, notarás que tu ira se suaviza. Es como si nuestro cuerpo tuviera memoria.
Puedes usar estos principios cuando medites. Deja que tu postura te ayude a cultivar Metta, asegurándote de no estar tenso o encorvado. Recuerda cómo se siente cuando tienes confianza, cuando estás feliz y lleno de energía. Deja que tu cuerpo te ayude a entrar en esos estados relajando tus músculos y manteniendo erguida la columna, con el pecho abierto. Imagina a tu cuerpo lleno de energía. Cuando empiezo a contactar con la memoria de mi cuerpo para recordar lo que es sentirse muy bien, por lo regular descubro que comienzo a sentir una potente energía en mis brazos y mis manos.
Sé Flexible en tu Enfoque

Yo tiendo a usar el método de los recuerdos, el de la imaginación creativa o el de la memoria corporal para contactar con un sentido de bienestar. Entonces, entono la frase tradicional: “Que esté bien, que sea feliz, que me libere de todo sufrimiento”.
Quizá sólo sea una preferencia personal. Prueba distintos métodos y ve cuál te funciona mejor y cuál no.
No todos los métodos son buenos para cualquiera; pruébalos y ve.
Dale a cada método su oportunidad. Ten cuidado de no querer pasar de uno a otro apresuradamente, sin haberles permitido demostrar su funcionamiento.
Recuerda que, con cualquier método, ante todo debes enfocarte en tus emociones.
Un esbozo de la Metta Bhavana

En la práctica de la Metta Bhavana cultivamos amor incondicional, amistad, bondad. El objetivo es llegar a ser como una fogata emocional: un destello fijo de calor emotivo que abrace a todos los seres sensibles que podamos concebir. Es una meta al alcance de cualquier ser humano. Eso sí, se requiere tiempo y un esfuerzo constante.
La meditación se hace en cinco estadios. Cultivamos Metta hacia:
Nosotros mismos.
Un buen amigo.
Una persona “neutral”, es decir, alguien por quien no sentimos nada en especial.
Una persona “difícil”, o sea, alguien con quien tenemos conflictos o sentimientos de animosidad.
Todos los seres sensibles (es decir, todos los seres que puedan sentir placer o dolor).
Iremos viendo esos estadios uno por uno. Te sugerimos practicar cada estadio durante un tiempo antes de pasar al que sigue.
Mis mejores deseos.
Lic. Marisela Sandoval

LOS NIÑOS

Los niños merecen aceptación, respeto y amor.

Aceptación: Debemos aceptarlos sin importar su físico, no hacer
comparaciones y no disciplinarlos o ridiculizarlos frente a sus
amigos u otras personas.

• Aceptarlo y enseñarle a que se acepte y tenga confianza
en sí mismo.
• Exaltar sus cualidades. Elogios sinceros, más no fingir
o adular.
• No compararlo con nadie (hermanos, alumnos, primos,
etc.).

Respeto: Debemos escucharlos, cumplir nuestra palabra y
sinceramente interesarnos por sus inquietudes.

• Saber escucharlo para entender sus deseos y alegrías, 
temores y preocupaciones
• Cumplir lo prometido: Sea premio o castigo, no dejarse
llevar por sus berrinches.
• Dejar que expresen lo que anhelan ser, hacer o tener,
sin recriminaciones y permitir que con el tiempo ellos vayan
definiendo cuales son o van a ser sus verdaderos intereses.

Amor: Es muy importante decirles que los amamos y
demostrárselos.

• Si bien es cierto que todo lo que hacemos es porque
queremos lo mejor para ellos y porque los amamos, ellos no
necesariamente pueden o saben interpretar que lo que hacemos es
por su bien, como cuando los disciplinamos. Por eso es
importante decirles que los amamos, abrazarlos, acariciarlos,
papacharlos, etc.

El niño con una buena Autoestima  llega a ser un adulto:
• Ambicioso sin ser codicioso
• Poderoso sin ser opresor
• Auto – afirmativo  sin ser agresivo
• Inteligente sin ser pedante

En resumen; para lograr una alta autoestima en el niño, debemos:
• Decirles y mostrarles que los amamos, abrazarlos,
acariciarlos, papacharlos.
• Debemos saber poner límites: No ser tan restrictivos y
tampoco dejarlos hacer todo lo que quieran, so pena de que
crezcan inseguros o con  baja tolerancia a la frustración.
• Elogiarlos sinceramente cuando tengan logros reales,
exaltando sus cualidades.
• Escucharlos de verdad, dejar que se expresen para
conocer sus deseos y alegrías, temores y preocupaciones.
• Disciplinarlos y cumplir lo prometido, sea premio o
castigo. Hacerles saber cuales pueden ser las consecuencias de
sus actos.
• Dedicarles el mayor tiempo posible y que éste sea de
calidad, sin menospreciar la cantidad, compartiendo sus
actividades más que las nuestras.
• Ser comprensivos y ponernos a su altura y no esperar
que hagan las cosas con la destreza y facilidad de un adulto.

 

MOTIVARTE

 

 

Para triunfar en la vida, no es importante llegar el primero. Para triunfar simplemente hay que llegar, levantándose cada vez que se cae en el camino.

Si no te esfuerzas hasta el máximo, ¿cómo sabrás donde está tu límite?

Cada fracaso supone un capítulo más en la historia de nuestra vida y una lección que nos ayuda a crecer. No te dejes desanimar por los fracasos. Aprende de ellos, y sigue adelante.

Para empezar un gran proyecto, hace falta valentía. Para terminar un gran proyecto, hace falta perseverancia.

Si quieres triunfar, no te quedes mirando la escalera. Empieza a subir, escalón por escalón, hasta que llegues arriba.

Cuando pierdes, no te fijes en lo que has perdido, sino en lo que te queda por ganar.

Utiliza tu imaginación, no para asustarte, sino para inspirarte a lograr lo inimaginable

Si no sueñas, nunca encontrarás lo que hay más allá de tus sueños.

Es duro fracasar en algo, pero es mucho peor no haberlo intentado.

 

Nuestra gloria más grande no consiste en no haberse caido nunca, sino en haberse levantado después de cada caída (Confucio)

 

Los grandes espíritus siempre han tenido que luchar contra la oposición feroz de mentes mediocres (Einstein)

 

Saber no es suficiente; tenemos que aplicarlo. Tener voluntad no es suficiente: tenemos que implementarla. (Goethe )

 

Somos dueños de nuestro destino. Somos capitanes de nuestra alma (Winston Churchill).

 

Nunca se ha logrado nada sin entusiasmo (Emerson)

“Los pincha globos”

No dejes que te pinchen tus globos

 Hay dos clases de personas:

Las que sueñan, ríen, creen en su potencialidad, saben que pueden cambiar las cosas con amor, están seguros de poder tenerlo todo en la vida: una pareja estable que te ame, un empleo que te llene y que sigas surgiendo, tener una vida llena de felicidad y alegrías. (claro habrán momentos de dolor y soledad, pero la vida vale la pena vivirla y poder realizar tus sueños).

Hay otra clase de gente que le gusta pincharle los globos a los demás. Son las que creen que todo está en el destino, que nada se puede cambiar, que no creen que los sueños se hagan realidad, no les gusta ver que otros rían, sueñen, sonrían y crean en la felicidad.

Estas personas son expertas en pinchar globos. Son las que miran con desdén a los que sueñan, a los que son alegres, o que creen en la amistad y el amor.

Son los que oirás decir: si, pero nada es perfecto. no puedes tener todo lo que quieres, los sueños son solo eso, sueños de gente crédula.

Yo he conocido esa clase de gente: pincha sueños.

Pero puedo asegurarte que tu vida puede ser lo que quieres.

En mi vida siempre ha habido magia, y en tu vida también puede haber magia. Solo hay que conectarse con el amor y la abundancia.

Sueña, sueña mucho y en grande. Pon tu corazón, tu alma y ganas en realizar tu sueño. Y comienza a actuar en la dirección que te proporcione lo que deseas.

· Si quieres a tu lado una pareja sana emocionalmente, que te ame y te sientas plena con tu pareja. Comienza a cambiar tus parámetros mentales. Comienza a amarte, darte cariño, borrar de tu mente lo negativo que piensas de los hombres o de las mujeres. Limpia tu corazón y tu alma, perdona.

· Si quieres un empleo maravilloso, comienza a pedirlo todos los días, mírate trabajando en ese empleo, y pídele al universo, concientiza lo que deseas y se hará realidad. Claro que tienes que prepararte, pero tendrás la mejor ayuda: el universo conspirando para hacer tu sueño realidad.

· Cualquier cosa que desees, pidelo desde el corazón al universo, a Dios, y espera confiada. Si lo que pides es bueno para ti se te dará, si no es bueno se te dará algo mejor.

Ábrete a recibir, abre tus brazos y dí:

Me abro a recibir amor en mi vida.

Me abro a recibir abundancia.

Me abro a recibir paz.

Me abro a recibir …

 

Inténtalo.

AUSENCIA DE MI

 
HOY SIENTO QUE LA VIDA ES LO MAS MARAVILLOSO QUE TENEMOS PERO ALGUNAS VECES PARECIERA QUE ES LO CONTRARIO.
LA VIDA SE ENCARGA DE PONERNOS ENFRENTE LAS SITUACIONES O LA PERSONAS QUE NOS PUEDAN AYUDAR , TANTO PARA CONFRONTARNOS COMO PARA INSPIRARNOS A SEGUIR ADELANTE.
 
ESTOY EN MI PROCESO DE ESTANCAMIENTO QUE DE IGUAL MANERA LO VEO COMO DE CRECIMIENTO PORQUE NO ESTAMOS ESTATICOS NUNCA, SIEPRE PODEMOS CONTINUAR, SIEMPRE HAY QUE HACER, PERO NO NOS GUSTA LO QUE TENEMOS ENFRENTE .
 
SIMPRE HAY ALGUIEN EN QUIEN CONFIAR, GRACIAS POR SER ESE ALGUIEN

LAS GRACIAS DE DIOS

 
HOY AL IGUAL QUE AYER, RECIBI EL AGRADECIMIENTO DE UNA PERSONA,Y NO LO DIGO POR SER EGOLATRA, SINO POR QUE ES ALGO TAN MARAVILLOSO QUE NO SE PUEDE DESCRIBIR.
 
EL AYUDAR A UNA PERSONA  SIN ESPERAR NADA A CAMBIO Y QUE CUANDO PASA EL TIEMPO Y ME DOY CUENTA QUE SIGUE RECORDANDO ESE BELLO DETALLE QUE ALGUNA VEZ TUVE CON ELLA
Y SE ME ACERCA DICIENDO GRACIAS¡¡ ESE GRACIAS ES SIMPLEMNTE A DIOS MISMO NO AMI, YA QUE SIN EL YO NO EXISTIERA Y NO PODRIA HACER LO QUE AMI ME GUSTA AYUDAR A LOS DEMAS
 
GRACIAS DIOS POR SER PARTE DE MI SER….

SOMOS UNICOS

 

            YO SOY YO,

TU ERES TU,
YO NO EXISTO PARA LLENAR TUS EXPECTATIVAS
ASI, COMO TU NO EXISTES PARA LLENAR LAS MIAS.
 
SI NOS ENCONTRAMOS EN LA VIDA Y DECIDIMOS UNIRNOS
SERA MARAVILLOSO,
PERO SI POR ALGUNA RAZON DECIDIMOS SEPARARNOS, ASI SERA 
A %d blogueros les gusta esto: