Sin categoría

CONOCE TU MAESTRO, EL EGO

El desconocimiento del verdadero Ser, es o significa, desconocimiento completo o total, tanto del mecanismo de la mente o Ego, como del Amor y de sus virtudes.

Los humanos están adiestrados y no pueden conocer lo que no han visto o no le han enseñado nunca. El humano ignora, ya que no tiene un verdadero y completo conocimiento del Ser, pero habla como si conociera a la perfección, y no es que esté ni siquiera lejos de sí mismo, es que no se conoce en absoluto.

El Ego juega esta mala pasada, hace que sientas que sabes de lo que hablas.
El Ego no es una parte de la mente, no es nuestro carácter, no es el vigilante que vigila al vigilante, no es un pensamiento, no es algo que se pueda dominar, no es algo aparte.

El Ego es tu mente, todo tu mecanismo pensante, y “sintiente”, es decir, con él, puedes llegar a querer mucho, muchísimo, más que a tu propia vida incluso, pero lo ves desde el punto de vista de la identificación y de la posesión.

Amar no es eso¡¡. Y tu mente, está llena de creencias, de certezas que las haces reales, si lo crees, lo creas, es tu verdad. Cada humano tiene su verdad, lo cual hace, que todos los humanos estén divididos. Este es el secreto y la base del adiestramiento; a través de creencias, además de que jamás conocerás otra cosa, solo servirás para que elijas de lo que se te enseña. Y toda creencia, es ilusión.

Tú no haces tu vida, te la han hecho a ti, todo lo que sabes y has aprendido, ha sido y es a través de la información del exterior, no a través de la formación del interior, que es donde se produce la verdadera transformación.
Te podríamos dar ejemplos de cómo algunas de tus creencias, son incoherentes, pero te lo han inculcado así, es lo que conoces, lo has visto desde siempre y en todos los demás, por lo tanto, para ti lo haces real.

¿Y si te lo planteas de otra forma? ¿Cómo voy a conocer algo que nunca he visto, sentido, o conocido de otra manera?..
Vayamos a los ejemplos de creencias inculcadas incoherentes;
– Tus hijos son tuyos. ¿De verdad?, ¿tú eres propiedad de tus padres? Tus hijos no son tuyos, provienen de ti, que no es igual.
– Tu vida, tu salud, tu cuerpo. ¿De verdad son tuyos?, ¿has hecho un solo pelo de tu cabeza? No tienes nada, todo es prestado.
– Tienes que ganar dinero para poder ganarte la vida. La vida ya la tienes ganada, gastar tu tiempo de vida en ganar dinero, y ni todo el dinero del mundo, vale una vida.
– No existen lesbianas, heteros u homosexuales, somos humanos que Amanos a humanos, no importa el resto.
– Un trozo de carne no es alimento. Un trozo de carne es un trozo de alguien que al igual que tú, nació y que no quería morir para ser comido.

El Ego utiliza nuestra mente para manifestarse, para juzgar, crea identidades, etiqueta, etc. Desde ya corta edad, nos vamos convirtiendo en lo que no somos identificándonos con nuestro pasado y experiencias, y “eligiendo”, tomando decisiones con “libertad”, va pasando el tiempo de vida siendo inconscientes de nuestro propio analfabetismo emocional, y ser así para siempre, alejados inconscientemente de la realidad de lo que somos, Amor, y el Amor no puede aparecer sin humildad, que es la base para que tú aprendas a respetarte a ti mismo/a.

El Ego siempre te llevará por el camino “fácil”, mientras que labrarse por dentro, practicar las virtudes con humildad, traerá el significado de los verdaderos valores, de tu educación, de tu respeto, de tu verdadero Ser. Los valores no tienen precio, por eso cuestan y de ahí, su nombre, “valor”.

Si la verdadera educación crees que cuesta, más te costará vivir en la ignorancia, y no vivirás para siempre. Y ya no solo te afectas a ti mismo/a, sino que dejas también de ayudar a los que tienes a tu lado, y a los que no conoces, sean humanos o no.

Haremos una comprobación de tu Ego,
¿Qué has aprendido con todo lo que hemos expuesto? Hemos expuesto y exponemos de manera comprensible, explicando de manera coherente, ¿es así? Te vamos a contestar nosotros; No has aprendido nada, piénsalo, ya que cada vez que has leído, has seguido después con tu vida, como siempre.

Aunque leas las palabras más sabias y coherentes jamás leídas, no habrás aprendido nada, porque no hay práctica. Solo tienes la percepción de una nueva idea o concepto, de algo que no lo habías visto de tal o cual manera y que te coincide con algo que hay en tu interior. Ya está¡¡

No ves en absoluto tus cadenas, vives en la creencia de “cómo es el mundo según tú”, y esa es la certeza que tienes y así seguirás. Precisamente eres esclavo/a, porque no sabes que lo eres. No conoces la verdad, porque no te conoces a ti mismo/a.
Pensar o creer que conoces al Ego, es una absoluta falta de respeto hacia ti mismo/a, y solo con humildad, aprenderás a respetar, y, de esta única y desconocida manera, aprenderás a conocerlo mejor.

El Ego es dueño de tu mente, creer o pensar que con tu inteligencia dominas tu Ego y que tú eres más listo/a que él, déjame que te diga, amigo/a, que eso se llama vanidad y orgullo, Ego.

Pero recuerda que aquí no estamos para convencer a nadie, ni para perder el tiempo, ni hacerlo perder, estamos para ayudar, sin más, así que puedes leer este texto o cualquier, y seguir como estabas.

El Ego no es lo que eres, y es a través de la práctica de la humildad y el respeto, que aprendes a identificar y a corregir lo que no eres.

Esto no te dice aún quién eres, pero a base de ir corrigiendo lo que no eres, podrás des-cubrir quién eres en realidad.

El Ego es la mente, su base es la separación a través de la dualidad, de la imagen, de la creencia, de los opuestos, pero necesario para aprender practicando y ser nuestros propios maestros, gracias al Ego.

El mayor problema que tienes para reconocer tu Ego, es que lo subestimas, no conoces su poder.¡¡

El poder del Amor es el verdadero poder, pero tú estás adiestrado con el poder de la creencia, que es el poder de la ilusión, no por esto hay que desvalorar el gran poder que tiene sobre ti.

El Ego tiene ese poder porque con tu falta de humildad y respeto hacia ti mismo/a, se lo has dado. El poder de la humildad, es el poder base del Amor, el único capaz de des-cubrir al poder del Ego o la mente.

Nuestro propio Ego no nos permite comprender, ya que lo que vemos en los demás y en el mundo, es lo que está en nosotros, y nos impide avanzar y evolucionar hacia lo que realmente somos, Amor (humildad, respeto, servicio).

El Ego tiene que servirnos como un instrumento, sencillo y eficaz, una piedra donde tropezar, pero que sirva para aprender a andar mejor. Son lecciones a superar comprendiendo a través de la práctica del respeto a uno/a mismo/a a través de la humildad.

El único y verdadero camino del crecimiento interior, es conocerse….¡¡

Este texto nos recuerda un antiguo cuento Zen sobre un león, que fue criado por una oveja y creyó que era una oveja hasta que lo capturó un viejo león y lo llevó a un pozo donde le enseñó su propia imagen reflejada. Muchos de nosotros somos como este león: la imagen que tenemos de nosotros mismos no viene de nuestra experiencia directa, sino de las creencias de otros. Una “personalidad” impuesta desde afuera y reemplaza la individualidad que pudo haber crecido interiormente. Nos convertimos simplemente en otra oveja en el rebaño, incapaces de movernos libremente e inconscientes de nuestra propia y verdadera identidad. Es el momento de echar una mirada a tu propio reflejo en el pozo, y dar un paso para salir de los condicionamientos que te han sido impuestos por otros como creencias respecto a ti mismo/a.

Gracias por tu tiempo, y por estar aquí….nos amo💕

Marisela Sandoval

Psicoterapeuta espiritual

http://www.mariselasandovalhernandez.com

Anuncios
Sin categoría

La Infelicidad Latente

El ego crea separación y la separación crea sufrimiento. Por consiguiente, es obvio que el ego es patológico. Aparte de las formas más claras denegatividad como la ira, el odio y demás, hay otras más sutiles, las cuales son tan comunes que por lo general no se las reconoce por lo que son.

Entre ellas se cuentan la impaciencia, la irritación, el nerviosismo, el hastío, etcétera. Esas formas de negatividad son la infelicidad latente, estado interior en el cual suelen permanecer muchas personas. Es necesario estar supremamente concientes y absolutamente presentes a fin de detectarlas. Siempre que lo hacemos así, tenemos un momento de despertar y se suspende la identificación con la mente.

El siguiente es uno de los estados negativos más comunes, el cual puede pasar desapercibido precisamente por ser tan común y normal. Seguramente usted estará familiarizado con él:

¿Suele usted experimentar una sensación de descontento
que podría des­cribir como un resentimiento latente?

Puede ser específico o ines­pecífico. Muchas personas pasan gran parte de sus vidas en ese estado. Se identifican hasta tal punto con él que no pueden tomar distancia para reconocerlo. Detrás de esa sensación hay ciertas creencias inconscientes, es decir, unos pensamientos. Sentimos esos pensamientos de la misma manera en que soñamos al dor­mir. En otras palabras, no sabemos que tenemos esos pensamien­tos, como tampoco el soñador sabe que sueña.

Los siguientes son algunos de los pensamientos inconscientes más comunes de los cuales se alimenta la sensación de desconten­to o de resentimiento latente. He eliminado el contenido de esos pensamientos para dejar solamente su estructura. De esa manera se aprecian más claramente.

Siempre que haya infelicidad latente (o manifiesta) en su vida, vea cuáles de estos pensamientos son aplicables y proporcióneles contenido deacuerdo con su situación personal:

“Algo debe suceder en mi vida para que yo pueda alcanzar la paz
(la felicidad, la realización, etcétera).
Y resiento que no haya sucedido todavía.
Quizás con mi resentimiento logre que suceda finalmente”.

“Algo sucedió en el pasado que no debió suceder y lo resien­to.
Si eso no hubiera sucedido, tendría paz ahora”.

“Me está sucediendo algo que no debería sucederme
y me está impidiendo tener paz”.

Muchas veces, las creencias inconscientes apuntan a una perso­na, de manera que la palabra “suceder” se reemplaza por “hacer”.

“Deberías hacer esto o aquello para que yo pueda tener paz.
Y resiento que no lo hayas hecho.
Quizás con mi resentimien­to logre que lo hagas”.

“Algo que tú (o yo) hicimos, dijimos o dejamos de hacer en el pasado
me está impidiendo tener paz”.

“Lo que haces o no haces ahora me está impidiendo tener paz”.

El Secreto de la Felicidad.

Todas las citas anteriores son supuestos que no se han examinado y que confundimos con la realidad. Son historias creadas por el ego para convencernos de que no podemos estar en paz en el presente y tampoco ser nosotros mismos. Estar en paz y ser quie­nes somos es lo mismo. El ego dice: quizás en un futuro podré tener paz si tal o cual cosa sucede o si obtengo aquello o me convierto en lo de más allá. También dice: no podré estar en paz jamás a causa de algo que sucedió en el pasado. En general, todo el mundo cuenta la misma historia, “por qué no puedo tener paz ahora”. El ego no sabe que nuestra única oportunidad para estar en paz es ahora. O quizás sí lo sabe pero teme que lo averigüemos. Después de todo, la paz representa la aniquilación del ego.

Gracias por tu tiempo y por compartir, nos amo¡💕

Sin categoría

3 hábitos poderosos para construir tu Autoestima

Muchas personas no practican el desarrollo de la autoestima diariamente porque no se saben que es algo que pueden aprender a hacer, sin importar las experiencias que hayan tenido en la vida.!

La clave para comenzar el proceso es reconocer que la autoestima, el amor propio, es una semilla que crece si la riegas, diariamente

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, texto

¿Cómo empiezas a crecer tu autoestima? Empiezas reconociendo que mereces ser amado. Te mereces amarte a ti mismo.!!

Una de las cosas con las que más luchamos en la vida es ser sinceros con nosotros mismos . Cuando nos han lastimado en el pasado, a veces nos escondemos partes de nosotros mismos para que podamos protegernos y evitar que nos lastimen nuevamente.

Una de las razones por las que hablo de amarte a ti mismo es que cuando practicamos amarnos a nosotros mismos, desarrollamos una cierta confianza que nos acerca a ser fieles a nosotros mismos.

Para algunos de nosotros, es más fácil decirlo que hacerlo. Si descubres que estás diciendo o haciendo cosas solo para apaciguar a otros, entonces estás negando el propósito de tu alma.

Te estás negando la felicidad.

Te animo a que practiques amarte a ti mismo a menudo, porque es la mejor manera de acercarte a quien eres.

Comienza a confiar en ti mismo

Muchas veces nos encontramos con que no estamos seguros de nosotros mismos. Constantemente cuestionamos nuestras decisiones o las tomamos en base a los demás que nos rodean. ¿Por qué estamos tan dispuestos a confiar en los demás, pero no en nosotros mismos?

REPITE ESTA AFIRMACION: Eres un alma única y hermosa.!!

Puede ser difícil  no reprimir a su verdadero Ser en un mundo que es tan rápido para juzgarlo o compararlo con los demás.!! Aprendemos de nuestra cultura o de nuestros padres, y comenzamos a juzgarnos constantemente, porque eso es lo que nos enseñan.

Esa no es manera de vivir una vida feliz y amorosa. Constantemente perseguirás algo que no es verdad para tu ser divino.

Los beneficios de ser fiel a ti mismo

No hay una manera incorrecta o correcta de construir la autoestima. Tu niño interior o compás interno está ahí para guiarte. Confía en ello. Ámate a ti mismo y siempre sé fiel a la mejor versión de ti mismo.

Ser fiel a ti mismo es una decisión constante que tomamos diariamente.

Y no pienses que solo porque cometiste un error eres un fracaso, no claro que no!! NUNCA LO ERES.

La vida es una experiencia de aprendizaje. A veces tomamos decisiones fieles a nosotros, y otras no. Está bien porque aprendemos.

No estamos definidos por los errores que cometemos. Permítete soltar tu conversación negativa y ámate a ti mismo.

Cuando hagas esto, notarás muchos cambios poderosos dentro de ti, tales como:

1. La compasión

Cuando nos amamos en cada situación, aprendemos a ser la mejor versión de nosotros mismos. Nos volvemos más compasivos con nosotros mismos y dejamos de juzgarnos en base a decisiones o acciones pasadas. Aprendemos de nuestros errores y pasamos al siguiente momento. Cuando somos compasivos con nosotros mismos y con los demás, es más fácil adaptarnos a los cambios en nuestra vida y recuperarse de las dificultades con mayor rapidez.

2. Valentía

Ser tu verdadero yo  momento tras momento te hace valiente y fuerte. Cuando aumentan los desafíos o las ansiedades, es posible que sienta la presión, pero los enfrenta con gracia, porque aprende que puede contar con usted mismo, su verdadero ser, para hacer lo mejor que pueda, ya sea que fracase o tenga éxito.

3. Comodidad

Cuando expresamos nuestro verdadero Ser, nos sentimos cómodos en nuestra piel y un peso se levanta de nuestros hombros. La autocrítica disminuye, y con el tiempo, estamos menos preocupados por el futuro. Nos sentimos cómodos en el presente y ya no llevamos el pasado con nosotros.

Prestamos atención al presente y nos brinda consuelo estar aquí, sin importar dónde estemos.

4. Positividad

Notará que cuando practique confiar en su voz interior, sus relaciones con los demás cambiarán. Comenzarás a rodearte de personas que te ayuden o te animen a ser tú mismo. No gastarás tanto tiempo alrededor de las personas que agotan tu energía, y gravitarás hacia otras personas que te inspiren lo mejor.

5. Tenemos nuestras necesidades satisfechas

Nosotros, a su vez, vivimos una vida feliz y plena. Satisfacemos nuestras necesidades porque confiamos en lo que estamos haciendo cada día en cada momento. Sabemos que merecemos ser felices, y tenemos esperanza, y la creencia en el valor de perseguir nuestros sueños.

Hay muchas maneras de ayudarlo a desarrollar su autoestima a lo largo de su viaje hacia ser su verdadero yo. Aquí están 3 de mis herramientas diarias favoritas para amarte a ti mismo:

1. Mantener un diario.

Escriba sus experiencias, cómo se sintió con respecto a ellas y si sintió que lo manejó de manera que se alinee con su voz interior. Si te sentiste molesto por alguien, ¿lo confrontaste o lo escondiste? Cuanto más apuntes y notas cuando haces lo que es mejor para ti, más te acercas a expresar tu verdadero ser con más frecuencia.

2. Practicar la meditación.

No hay mejor manera que relajarse, respirar y descansar sus pensamientos. Este es un buen momento para practicar afirmaciones y reflexionar sobre lo que quiere para su vida.

A continuación comparto una meditación para aumentar tu amor propio y tu autoestima. La autoestima puede convertirse en un hábito cuando practicas amarte a ti mismo todos los días.

3. Practicar el trabajo de espejo o tapping.

Mirarte a los ojos y expresar tus verdaderos sentimientos es una excelente manera de descubrir tus miedos subyacentes y finalmente enfrentarlos con compasión.

Mucha gente piensa que las afirmaciones son mi herramienta más poderosa, y sí, las afirmaciones son poderosas, pero la verdad es que las afirmaciones son más poderosas cuando se combinan con el toque o el trabajo espejo. 

Una meditación para construir la autoestima

Ninguna persona, lugar o cosa tiene ningún poder sobre mí a menos que lo dé, porque soy el único pensador en mi mente.

Tengo una libertad inmensa en que puedo elegir qué pensar.

Puedo elegir ver la vida de manera positiva en lugar de quejarme o enojarme conmigo mismo o con otras personas.

Quejarme de lo que no tengo es una forma de manejar una situación, pero no cambia nada.

Cuando me amo y me encuentro en medio de una situación negativa, puedo decir algo como: “Estoy dispuesto a liberar el patrón en mi conciencia que contribuyó a esta condición”.

He tomado decisiones negativas en el pasado, pero esto no significa que yo sea una mala persona, ni estoy atascado con estas elecciones negativas.

Libero viejos juicios y me amo incondicionalmente.!!

Gracias por tu tiempo y por compartir este blog, nos amo… Marisela Sandoval Hernandez, La voz consciente

Sin categoría

TRASCENDER EL EGO

El Ego, en esencia, es la absoluta carencia del verdadero conocimiento de sobre quién eres, junto con su consecuencia: el inexorable aferramiento a una imagen de nosotros mismos/as, un “yo” separado del mundo, que ha sido provocado y conscientemente adiestrado, y que culmina, en la esclavitud o cárcel de la propia ignorancia.

El Ego, pues, se define como los incesantes movimientos de aferrarse a una noción ilusoria del “yo” y “mío”, yo y otro, y a todos los conceptos, percepciones, creencias, deseos y actividades que sostienen la falta de respeto que nos debemos.

Ese aferramiento es inútil desde el principio, y está condenado a la frustración, pues carece de toda base de humildad, respeto, realidad o coherencia, y aquello que pretendemos aferrar es, por naturaleza, ilusorio, incoherente e inasible.

De este aferramiento perturbador, básicamente nacen todos nuestros temores.

Vidas enteras dirigidas por la ignorancia. La sabiduría no viene con los años, ya que la sabiduría no es saber, sino Amar. Lo que llega con los años, es la madurez, y ésta no siempre llega a todos, se puede morir habiendo sido inmaduro/a.

Es precisamente en el Ego y su aferramiento, que se halla la raíz de todo nuestro sufrimiento. Sin embargo, el Ego es tan convincente, y hace tanto tiempo que nos tiene engañados, que la sola idea de vivir sin él nos aterroriza.

Si no te respetas, haces de ti, que “otra” y desquiciada e incoherente persona esté suplantando a tu Ser durante toda tu vida.

El Ego es la única voz que oímos y atendemos, pero del que no aprendemos.

Sin embargo, si tenemos la suficiente constancia y voluntad para dejar paso al silencio, contemplamos y aprendemos de sus enseñanzas, ya que con la humildad, aparece nuestra sabiduría innata de respeto y coherencia que despertará y se irá fortaleciendo, y empezarás a distinguir entre tu guía y las diversas, clamorosas y cautivadoras voces del Ego.

Tu autentica naturaleza aparecerá, con toda su fuerza, esplendor y confianza. Comprobarás, en realidad, que has descubierto en ti mismo/a, tu propio guía sabio, tu propio maestro.

Encontrarás a todo, tanto para ti como para tu entorno, salidas a antiguas, equivocadas y confusas emociones, percepciones, reacciones, creencias, actos, pensamientos y hábitos incoherentes y/o que antes ignorabas.

A más veces vayas acallando la mente cuando los pensamientos sean negativos, más fácil te irá resultando cambiar tus estados de ánimo negativos, e ir viendo poco a poco, más allá de ellos.

Comprenderás finalmente, cuanto daño te has hecho a ti mismo/a, y descubrirás que lo más noble y sabio que se puede hacer es respetar, apreciar, y por tanto, valorar a los demás Seres vivos como a uno/a mismo/a.

Eso redundará en la curación de la mente, la sanación del Ser, y en el beneficio a tu entorno.

Si crees que lo merece, #comparte, para que llegue a más personas, así como llegó hasta ti.

Gracias por tu tiempo, nos amo 💕

Master Marisela Sandoval

Psicoterapeuta espiritual

Sin categoría

REPROGRAMA EL CEREBRO PARA SANAR

Joe Dispenza estudió bioquímica en la Universidad Rutgers, en Nueva Jersey, doctor quiropráctico por la Life University, de Atlanta ha cursado estudios en neurología, neurofisiología, biología celular, genética, química cerebral, envejecimiento.

Lleva décadas estudiando la mente humana es autor y conferencista sobre el funcionamiento del cerebro y sobre su capacidad para aprender.

Intervino en el famoso documental ¿¡Y tú qué sabes!?, (What the bleep do we know?), donde habla de sus teorías sobre la capacidad del hombre para conseguir la salud física y mental, interviniendo únicamente en nuestros pensamientos.

El bioquímico y estudioso del funcionamiento cerebral Joe Dispenza defiende el poder de esta parte del ser humano para reinventarse cada día.

Habla de química, de física, de hábitos, de reprogramación y de una inteligencia superior que tanto le da denominar divina, espiritual o subconsciente. Cree en la capacidad de construir y conducir el propio cerebro y a través de él influir en el cuerpo basándose en su experiencia personal y en la observación de enfermos con remisiones espontáneas. “Si cada mañana nos planteáramos cuál es la mejor idea que puedo tener de mí mismo, tendríamos otro tipo de mundo”

El Universo está siempre manifestando y parece que hay una mente universal que mantiene las cosas en un orden determinado.

¿La física cuántica implica el punto de encuentro entre la espiritualidad y la ciencia?

Sí; creo que el plano cuántico es el plano espiritual. Creo que cuando tenemos suficiente gente que está seriamente adscribiéndose a la idea de usar el plano cuántico para dirigir su destino la ciencia va a tener que estudiar a esos individuos que están entrenados y son buenos en ello, y entonces tendrá que valorar y actualizarse para poder explicar que la mente subjetiva está afectando al mundo objetivo, y eso es el principio de un verdadero cambio.

El cambio se logrará cuando tengamos suficientes personas que puedan usar el pla- no cuántico consistentemente, que puedan intencio- nadamente enfocar su mente subjetiva en una direc- ción determinada y tener una cantidad considerable de control sobre su mundo objetivo, y puedan hacerlo repetidamente.

¿Cada vez que pensamos fabricamos sustancias químicas?

Así es, y estas sustancias a su vez son señales que nos permiten sentir exactamente cómo estábamos pensando. Así que si tienes un pensamiento de infelicidad, al cabo de unos segundos te sientes infeliz. El problema es que en el momento en que empezamos a sentir de la manera en que pensamos, empezamos a pensar de la manera en que nos sentimos, y eso produce aún más química.

Así se crea lo que llamamos el estado de ser. La repetición de estas señales hace que algunos genes estén activados y otros apagados. Memorizamos este estado como nuestra personalidad, así que la persona dice: “Soy una persona infeliz, negativa, o llena de culpa”, pero en realidad lo único que ha hecho es memorizar su continuidad química y definirse como tal.

Nuestro organismo se acostumbra al nivel de sustancias químicas que circulan por nuestro torrente sanguíneo, rodean nuestras células o inundan nuestro cerebro. Cualquier perturbación en la composición química constante, regular y confortable de nuestro cuerpo dará como resultado un malestar.

¿Propone cambiar la química cerebral con nuestro pensamiento?

Es una parte de mi trabajo, no se trata sólo de cambiar la química cerebral, también los circuitos cerebrales, el cableado. Si podemos forzar al cerebro a pensar con otros patrones o secuencias, estamos creando una nueva mente. El principio de la neurociencia es que si las células neuronales se activan conjuntamente, se entrelazan creando una conexión más permanente. Una persona ante una situación, por nueva que sea, recurre a esa conexión, es decir, repite el mismo pensamiento una y otra vez y da las mismas respuestas, su cerebro no cambia, vive con la misma mente cada día.

La investigación científica de vanguardia está mostrando que la genética tiene la misma plasticidad que el cerebro. Los genes son como interruptores, y es el estado químico en que vivimos el que hace que algunos estén encendidos y otros apagados.

Usted ha estudiado las curaciones milagrosas… ¿Qué conclusiones ha extraído?

Después de estudiar remisiones espontáneas y milagrosas, hay cuatro cosas en común entre la mayoría de las personas que han tenido una remisión de su enfermedad.

“Lo primero es que todas ellas aceptaron y creyeron que había una inteligencia que vivía dentro de ellas, llámalo inteligencia espiritual o inteligencia universal.

Todas estas personas aceptaron que había algún orden innato que les estaba dando vida; y razonaron que no había nada místico sobre la inteligencia, la cual mantenía su corazón latiendo, digiriendo la comida, creando nuevas células cada día.

Básicamente les daba suficiente vida y podían interactuar y conectar con esta inteligencia y dirigirla para que les hiciera la curación. Razonaron que se habían distanciado de este nivel mental, esta mente superior, y que si podían empezar a desarrollar una relación con esta mente y acercarse más a ella ésta asumiría el mando y empezaría a reparar sus desequilibrios”.

“Lo segundo es que todos ellos aceptaban que sus pensamientos, su manera de pensar a lo largo de un periodo de tiempo (veinte o treinta años), sus reacciones, sus actitudes, crearon su enfermedad; que vivieron a diario con emociones y pensamientos destructivos de inseguridad, sufrimiento y minusvalía, y que estas emociones y pensamientos estaban literalmente rompiendo los tejidos.

Porque cada vez que tenemos un pensamiento creamos una sustancia química. Si tenemos pensamientos grandes y felices creamos sustancias químicas que nos hacen sentir fantásticos y felices; si tenemos pensamientos negativos, de infelicidad o autodestructivos, creamos sustancias químicas que nos hacen sentir infelices y destructivos. Así que los pensamientos adoptan una forma química, y ésta da la señal al cuerpo de permitir sentirnos exactamente de la manera en que estamos pensando”.

“Lo tercero es que se tenían que reinventar a sí mismas; decidieron hacerse algunas preguntas importantes: ¿cómo me sentiría siendo feliz? ¿A quién conozco en mi vida que sea una persona feliz? ¿Qué tengo que cambiar sobre mí mismo para vivir con alegría? ¿En qué punto de mi día me vuelvo inconsciente y negativo? ¿A quién admiro de la historia?

Empezaron a hacerse preguntas importantes al hacerse estas preguntas forzaron a sus cerebros a empezar a pensar de nuevas maneras. Empezaron a interrumpir el programa de pensar y sentir y literalmente empezaron a construir nuevas conexiones neurológicas en sus cerebros, que actuaron como plataforma o escenario para convertirse en una nueva persona. Esa nueva persona mandaba nuevas señales (o sea las sustancias químicas de sus pensamientos) que empezaron a cambiar su cuerpo y su salud”.

“Lo cuarto es que, cuando dedicaban tiempo a pensar y ensayar en quién querían convertirse, cuando se sentaban y se concentraban en ese individuo, tuvieron largos momentos en que perdieron la noción del tiempo y el espacio. En otras palabras, se concentraban tanto en lo que estaban pensando que cuando abrían los ojos y encendían la luz de la habitación esperaban que hubieran pasado diez o quince minutos cuando en realidad había sido una hora u hora y media, lo que significa que hicieron el pensamiento más real que todo lo demás. Cuando hacemos eso el cerebro empieza a rastrear estos cambios y a formular nuevas redes neuronales”.

La mayoría de nosotros pensamos igual que nuestro entorno; reaccionamos a éste. Sin embargo tenemos que separarnos de él, ir a la soledad y crear un nuevo ideal de nosotros mismos con una nueva realidad y mantener ese sueño vivo y repetirlo una y otra vez para que el cerebro empiece a rastrear y estructurar esa realidad antes de que realmente la experimentemos con los sentidos.

Gracias por tu tiempo y por compartir, nos amo💕

Sin categoría

La clave de la abundancia

De uno de mis maestros espirituales favoritos Eckhart Tolle….

Les comparto este extracto tomado de su libro Una Nueva Tierra:

Reconocer lo bueno que ya tenemos es la base de la abundancia. El hecho es que cada vez que creemos que el mundo nos niega algo, le estamos negando algo al mundo. Y eso es así porque en el fondo de nuestro ser pensamos que somos pequeños y no tenemos nada para dar.

Ensaye lo siguiente durante un par de semanas para ver cómo cambia su realidad: dé a los demás todo lo que sienta que le están negando. ¿Le falta algo?

Actúe como si lo tuviera, y le llegará. Así, al poco tiempo de comenzar a dar, comenzará a recibir. No es posible recibir lo que no se da. El flujo crea reflujo. Ya posee aquello que cree que el mundo le niega, pero a menos que permita que ese algo fluya, jamás se enterará de que ya lo tiene. Y eso incluye la abundancia. Jesús nos enseñó la ley del flujo y el reflujo con una imagen poderosa.

“Den y se les dará. Recibirán una medida bien apretada y colmada” (Lucas 6, 38).

La fuente de la abundancia no reside afuera de nosotros, es parte de lo que somos. Sin embargo, es preciso comenzar por reconocer y aceptar la abundancia externa. Reconozca la plenitud de la vida que lo rodea: el calor del sol sobre su piel, la magnificencia de las flores en una floristería, el jugo delicioso de una fruta o la sensación de empaparse hasta los huesos bajo la lluvia.

Encontramos la plenitud de la vida a cada paso. Reconocer la abundancia que nos rodea despierta la abubdancia que yace latente dentro de nosotros y entonces es sólo cuestión de dejarla fluir. Cuando le sonreímos a un extraño, proyectamos brevemente la energía hacia afuera. Nos convertimos en dadores.

Pregúntese con frecuencia, “¿qué puedo dar en esta situación; cómo puedo servirle a esta persona, cómo puedo ser útil en esta situación?”. No necesitamos ser dueños de nada para sentir la abundancia, pero si sentimos la abundancia interior constantemente, es casi seguro que nos llegarán las cosas. La abundancia les llega solamente a quienes ya la tienen. Suena casi injusto, pero no lo es. Es una ley universal.

Tanto la abundancia como la escasez son estados interiores que se manifiestan en nuestra realidad. Jesús lo dijo así: “Porque al que tenga se le dará más, y al que no tenga, aun lo poco que tiene se le quitará” (Marcos 4, 25).

***

Eckhart Tolle nació en Alemania, donde vivió hasta los 13 años. Se graduó de la Universidad de Londres y fue investigador de la Universidad de Cambridge. A los 29 años una profunda transformación espiritual cambió el rumbo de su vida. En los años siguientes se dedicó con devoción a entender, integrar y profundizar esa transformación que marcó el inicio de un intenso viaje interior. Comenzó a trabajar como consejero y maestro espiritual con personas independientes o grupos pequeños en Europa y Norteamérica. Luego de publicar El Poder del Ahora, adquirió reconocimiento a nivel mundial
Caminos de conciencia

Gracias por tu tiempo y por compartir, nos amo 💕

Marisela Sandoval Psicoterapeuta

La voz consciente

Sin categoría

HERRAMIENTAS PARA CONOCER Y TRABAJAR TU EGO

El Ego, es el embaucador de confianza más grande que hemos podido crear, que hubiéramos podido imaginar, porque no lo ves. …

Y el mentiroso más grande que te dice él, es…”Yo soy tú o tú eres yo, o ambos somos el/la mismo/a”.

El Ego se esconde en el último lugar en el que buscaremos, en nuestra Mente.

Nos ha “disfrazado” los pensamientos, las emociones y los sentimientos. Tú crees que tu Ego eres tú, o tú eres tu Ego, o que ambos, sois el/la mismo/a. El Ego, es producido por un absoluto desconocimiento del verdadero Ser, es el resultado de ser “analfabetos emocionales” por nuestra falta provocada de educación o respeto a nosotros/as mismos/as.
Es la necesidad de los humanos de protegerse de los demás, con la percepción del saber, ver a los demás más ignorantes, inferiores, diferentes, la desconfianza, siempre divide con etiquetas, estereotipos, juicios y creencias incoherentes.
Algo peor que la ignorancia, es la percepción del saber. Esto es Ego más ignorancia, y de aquí nace la arrogancia.
Los humanos, todos adiestrados, no tenemos ni idea de que estamos en una cárcel, no sabemos que hay un Ego, no se conoce la distinción.
Al principio, resultará “difícil” o desconocido para aceptar que hay algo más, que hay algo de mayor valor y de mayor capacidad para poder discernir la verdad, y es con la humildad, el respeto, la bondad o generosidad y la coherencia, bases del Amor.
Nadie se percata de lo listo que es el Ego porque, el ego está principalmente, para servirnos de maestro, pero por nuestra propia falta de educación o respeto, el Ego se apodera de la mente haciéndote creer que tú eres él, y crea tu separación con el resto del mundo a través de la proyección, hace de tus creencias, una realidad, una certeza y una verdad para ti.

El Ego nace de tu propia falta de respeto, de tu falta de humildad hacia ti mismo/a.
Crea también el “enemigo” imaginario, y creamos un enemigo real para nosotros/as, que se convierte en un peligro real para el Ego, pero eso también lo crea el Ego.

No existen enemigos, sea lo que sea lo que te diga esa voz interior. Toda percepción de un “enemigo”, es una proyección del Ego, como “el enemigo”. A través de la compresión, la humildad, el respeto y la coherencia, consigues ver, que el cien por cien de tus enemigos, son de tu creación.
Tu mayor “enemigo”, ahora mismo, es tu propia percepción, tus certezas, tu Ego.

Es tu propia ignorancia.

SUGERENCIAS PARA TRABAJAR TU EGO

Para trabajar algunas de las arraigadas ideas, percepciones, creencias, pensamientos y hábitos que tenemos inculcados. Todas ellas (y no están todas), están destinadas a que identifiques tu Ego.

1/ No te sientas ofendido/a: La conducta de los demás es algo que no puedes controlar tú. Lo que ofende, es prueba de debilidad. Si buscas ocasiones para sentirte ofendido/a, las encontrarás siempre y pronto. Es tu Ego en plena acción, convenciéndote de que el mundo no debería ser como es. Sentirte ofendido/a, crea la misma energía destructiva que te ofendió, y que lleva al enfrentamiento y al ataque. No es lo que pasa, sino lo que haces con lo que pasa.

2/ No necesitas competir, tener éxito, fama, o ganar: Al Ego le encanta dividir, etiquetar, identificar, competir, estereotipar y diferenciar. Tú no eres tus victorias ni tus fracasos, no eres tu nombre, no eres tu DNI, no eres tu cuerpo. Nadie, ni tú mismo, te conocerá por eso.

3/ No necesitas tener o llevar razón: El Ego es la fuente de los conflictos porque proyecta la imagen que hace ver que los demás están equivocados.
Cuando te olvidas de la necesidad de tener razón, fortaleces la conexión con la humildad, la comprensión y el respeto.
Hay que tener en cuenta, que el Ego ha hecho personas dispuestas a morir, antes que dejar de creer o tener razón.

Te proponemos un simple ejercicio; cuando te veas en medio de una discusión, pregúntate: ¿De qué me sirve discutir? Y acto seguido, deja de hacerlo; verás al cabo del tiempo y con esta práctica continuada, todo lo que habrás aprendido a comprender. Cuando eliges el modo humilde, respetuoso, comprensivo, y cariñoso, se fortalece tu conexión con tu Ser. Empiezas a sentir Paz, porque la has creado.

4/ No eres ni inferior, ni superior a ningún Ser: La verdadera nobleza, no tiene nada que ver con sentirte diferente o ser mejor que los demás. Se trata de ser mejor de lo que eras ayer. Céntrate en tu crecimiento, con constante conciencia de que ningún Ser vivo es mejor, peor o diferente a otro, en este planeta. Todos venimos, sentimos, padecemos, emanamos y volveremos a la misma Fuente. Todos tenemos una misión que cumplir, descubrir la esencia del para qué estamos destinados, y tenemos, desde que nacemos, todo cuanto necesitamos para cumplir ese destino. Nada de esto es posible cuando te consideras superior o diferente de cualquier Ser vivo. Olvídate de la necesidad de sentirte superior o diferente al verte a ti mismo/a en todos los demás Seres vivos. El sentirse especial o diferente siempre establece comparaciones y divisiones.

5/ No necesitas tener o querer más:
Por mucho que adquieras, tu Ego insistirá en que no es suficiente. Te verás luchando continuamente, por cosas materiales que realmente no necesitas. Cuando comprendes y dejas de creer necesitar o desear más, tu angustia y ansiedad se calmarán. Cuando estás desapegado/a de esa necesidad o deseo, te das cuenta de lo poco que necesitas para tener o sentir Paz.
El principio de la vida consiste en dar. Cuando te vas, no te llevas nada, tan solo dejas lo que hayas dado. No consiste en tener, ya que hasta el cuerpo, la salud, la juventud y la propia vida, son prestadas.

¿Acaso has hecho tú un solo cabello de tu cabeza?..

Y esa frase famosa, que dice más o menos así; “Es curioso el humano, pierde la salud para tener dinero, y luego lo da para recuperar la salud”.

6/ Libérate del concepto de identificarte con tu profesión u ocupación:
Puede resultar un concepto difícil si piensas que tú y tu ocupación o profesión, sois lo mismo. Tú no eres “mecánico”, “policía”, abogado/a”, “profesor/a”. Si te quedas sin eso, ¿qué o quién eres?..

7.- No pretendas querer destacar:
La fama o imagen que quieres no está localizada en ti, sino en la mente de los demás y, por consiguiente, no ejerces ningún control sobre ella. Si preguntas a treinta personas, tendrás treinta opiniones distintas sobre algo. Si te preocupa por cómo te van a percibir los demás, y/o de cómo atraerlos, te habrás desconectado de tu Ser y permitido que te guíen los demás, ya que tu meta consiste en demostrarles a los demás tu erudición, tu buen hacer y tu gran actitud, y dediques tu energía a intentar ganar una buena imagen o “fama”. Así funciona el Ego. Es una ilusión que se alza entre ti y la humildad. Sé cómo las flores, que dan su aroma para atraer a los demás. Da, sin pedir nada.
Acepta la responsabilidad de mejorar y dominar de lo que reside en ti: tu carácter, que se ha forjado a base de pensamientos y acciones pasadas, y que es y será el responsable de tu destino. Lo que vives hoy, son decisiones que tomaste ayer, y lo que vivas mañana, serán producto de las decisiones que tomes hoy.

Si crees que lo merece, #comparte, para que llegue a más personas, así como llegó hasta ti.

Gracias por tu tiempo….Nos amo 💕